Emiliano Basile
07/10/2009 17:42

3:10 to Yuma (en el original) es un western clásico con todos los valores  del género: la lealtad, la traición, el honor, la cobardía, el respeto. Pero lo que la convierte en una gran película es la impecable construcción de sus personajes.

El tren de las 3:10 a Yuma

(2007)

Hacía mucho tiempo que en el cine Hollywoodense no se veían personajes tan sólidos, que uno pueda imaginarlos en diferentes situaciones, sobre todo si están magníficamente interpretados por Christian Bale (el nuevo Batman) y Rusell Crowe, que cuando interpreta personajes duros, de pocas palabras lo hace con grandeza.

La película abre con un plano de William, hijo mayor de 14 años del ranchero Christian Bale. El niño despierta en la noche e ilumina a un personaje mítico de una historieta. El niño es un adolescente que busca la identificación en un adulto y su padre (Christian Bale) es demasiado honesto y poco reconocido para él. Ahí entra en juego Ben Wade (Rusell Crowe) que es ese villano al estilo Jesse James, incorrecto pero querible por sus actitudes para con el pueblo. La trama se desarrolla cuando Dan Evans (Christian Bale) acorralado por su situación económica decide transportar a Ben Wade al tren que lo llevará a la prisión de Yuma.

Numerosos obstáculos tendrán en el camino, además de la banda de delincuentes de Ben que intentará rescatarlo. La relación de estos opuestos (no tan opuestos) ira creciendo en este viaje que los pondrá ante decisiones que marcarán sus vidas. Tanto el guión como los diálogos (de western: frases cortas y concisas) harán deleitar al espectador amante de este tipo de relatos.

El ideal del joven William se debatirá entre estos personajes duros, de pocas palabras pero con personalidades tan fuertes que uno no quisiera dejarlos allí en la pantalla al terminar el film. Tal vez pasen varios años hasta encontrarnos nuevamente con personajes como éstos.

NOTA: La película es una remake del film de 1957 de Delmer Daves, esta vez dirigido por James Mangold, que en su carrera ha incursionado por varios géneros (recordar el policial Tierra de Policías - Cop Land en  1997). En El tren de 3:10 a Yuma consigue realizar un duelo pero no solo de pistolas sino de personalidades, algo así como lo logrado por Michael Mann en Fuego contra Fuego – Heat en 1995.

10

Comentarios