Martín Badell
22/09/2009 10:31

Aquí tenemos una nueva versión de ese clásico film, donde el pequeño niño indefenso resulta ser un personaje maligno como pocos. Jovenzuelos endiablados, con inteligencia suficiente para orquestar tramas macabras y salirse con la suya, ya han sido el eje central de muchos films.

La Huérfana

(2009)

Films como La profecía (The Omen, 1976), de Richard Donner, Los niños del maíz (Children of the corn, 1984), sobre la novela de Stephen King, o El ángel malvado (The good son, 1993), con los por aquel entonces pequeños Macaulay Culkin y Elijah Wood, son sólo algunos ejemplos de films de género en el que los niños encarnan al mal en persona.

En esta ocasión, se trata de una niña, una pequeña huérfana rusa de 9 años, que con una inteligencia prematura, se las ingenia para seducir a una joven pareja con dos hijos, que atraviesa el duelo de un tercer bebe perdido. Una vez en el ceno del hogar, la chiquilla solitaria y con dificultades para relacionarse con otros niños, demostrará ser hábil para manejar a niños y adultos. La inocente Esther irá mostrando un costado cada vez más siniestro, y su locura terminará por poner a prueba la integridad familiar de los Coleman.

El director del film, Jaume Collet-Serra, el mismo de La casa de cera (House of wax, 2005), desarrolla una historia previsible y algo inverosímil, aunque hilvana eficazmente los sucesos generando una tensión constante que crece y atrapa al espectador. Thrillers de terror como éste depositan gran parte de la responsabilidad y verosimilitud de la acción en el endemoniado personaje principal. Esta tarea le fue encomendada a la joven y desconocida Isabelle Fuhrman, que con sólo 12 años, logra componer un personaje complejo para una niña actriz.

Finalmente, la película termina siendo un producto más dentro de su género, que entretiene a un público siempre dispuestos a ver estas historias. La Huérfana tendrá una vida útil muy corta, y pedirle más no tiene mucho sentido. 

6.0

Comentarios