Juan Pablo Russo
04/08/2009 17:23

El filme de Terry George es una de esas películas que te hace cuestionar acerca de las actitudes de los seres humanos, sus temores, su dolor y la impotencia ante la pérdida de un hijo.

Camino a la Redención

(2007)

Camino a la redención no juega con blancos y negros, sino que logra infundir  en toda la gama de grises de una situación particular. Aquí no se encontrarás ni buenos ni malos, sino seres humanos, y es ese el gran acierto de esta película. De hecho, lo más inquietante es precisamente la identificación de Ethan como de Dwight. Qué hacer es la pregunta constante, mientras  se observa el devenir de dudas y retribuciones. Joaquín Phoenix es el profesor Ethan Learner, quien luchará hasta encontrar al culpable de la muerte de su hijo ocurrido de manera accidental en una gasolinera mientras que Dwight Arno es el abogado que tiene que optar entre hacer lo correcto y perder la tenencia de su hijo, o el vivir por siempre atormentado.

Camino a la redención es una gran película, de esas que salen directo al DVD, sin saber la razón del porque su estreno comercial fue denegado. Basada en el best seller del mismo nombre (Reservation road, en inglés). La versión fílmica,  es adaptada por  su autor Burnham Schwartz junto al  director Terry Geoge,  que utiliza una pacífica y calma pequeña ciudad del estado de Connecticut, donde todo es tranquilo y netamente norteamericano (las banderas en la calle principal y sus niños correteando por el parque casi nos marea de tanto patriotismo); al parecer nada malo puede suceder en una comunidad tan amable. Dicho escenario juega positivamente otorgando una sabia quietud en plena tormenta.

Grace (Jennifer Connelly) deberá luchar por sobreponerse y así no perder a su familia. Este duro camino, que lleva a las profundidades del dolor humano, cuenta con dos grandes interpretaciones. Joaquin Phoenix, cada día con mas carácter actoral, mientras que el siempre invisible Mark Ruffalo nos brinda una actuación magistral. Ambos están a la par y en pantalla se nota esa química brindándonos escenas impecables. La siempre potente Jennifer Connelly se ve relegada ,pero su participación no se ve mermada., logrando llevar la contraparte en un matrimonio que va directo al abismo. Ella es el equilibrio.

Camino a la redención es una película humana sin otro efecto que el de permitir al espectador el pensar y cuestionarse su propio actuar. Bienvenida sea, aunque sea solo en DVD.

6.0

Comentarios