Emiliano Basile
12/06/2009 18:10

Si bien no es La Pasión de Cristo, estamos en condiciones de afirmar que el nuevo film dirigido y protagonizado por Clint Eastwood, Gran Torino es una película profundamente católica. Y decimos esto porque temas como el sacrificio y la redención atraviesan toda la trama.

Gran Torino

(2008)

La primera imagen con la que abre la película es una iglesia católica, la de su barrio, en la que el joven e inexperto padre (Christopher Carley) trata de dar un sermón. La idea del sacrificio empieza a tomar forma cuando Walt observa el comportamiento de sus abúlicos nietos así como el de las pandillas que derrochan su tiempo sin trabajar y fastidiando a los demás. Walt conoce a su vecino oriental, el pequeño Thao (Bee Vang), a quien le enseña oficios (el valor y premio del sacrificio) y sirve de guía en su vida. En este aspecto Walt adquiere un rol mesiánico con el niño nipón, además de descubrir “personas” en la familia asiática; “tengo mas en común con estos chinos que con mi propia familia” dice en un momento.

Apegado a las tradiciones y sin quererlo, este norteamericano conservador y malhumorado se convierte en guardián y protector de la familia nipona, su salvador. Pero Walt no es un santo y aquí entra en juego el tema de la redención. Walt peleó en la guerra y carga consigo un par de muertes, Thao intentó unirse a una pandilla e intentó robar el Torino de Walt. Thao pagará su error con trabajo (sacrificio) mientras que Walt...en fin, no adelantaremos más del argumento.

Con una narración clásica -como Clint nos tiene acostumbrados- Gran Torino se toma su tiempo para desarrollar acciones y relaciones entre personajes; utilizando la iluminación de Tom Stern –veterano colaborador de Eastwood- para crear claroscuros que marcan los cambios en el personaje de Walt, su relación entre la luz santificadora y la oscuridad en la que esconde sus pecados son claves para comprender al protagonista.

Gran Torino se ancla en el personaje de Walt –gran actuación de Clint Eastwood a quien no se lo veía en pantalla desde Million Dollar Baby- a través de él observamos como cambia el mundo a su alrededor y su propio personaje. Él deberá encontrar un objetivo en su vida, idea que le inculcará a Thao, contraria a la vida fácil que le ofrecen los pandilleros. Otra gran película del gran Clint y van...

8.0

Comentarios