Juan Pablo Russo
03/06/2009 16:21

En esta cuarta entrega de la serie "Vidas Argentinas" producida por el Centro Cultural Caras y Caretas el director Miguel Mato construye un retrato intimista de Haroldo Conti, trazando un bosquejo sobre su vida personal, literaria y política; siendo el punto más interesante del film la ruptura que provoca entre lo ficcional y lo documental.

Haroldo Conti: Homo Viator

(2009)


Homo Viator se centra en la vida del escritor nacido en Chacabuco y desaparecido durante la última dictadura militar. El film protagonizado por Darío Grandinetti (Conti), Carlos Santamaría (el censor) y Ana Yovino (la esposa de Conti) dramatiza desde la ficción la vida de éste intercalándola con imágenes de archivo y testimonios de quienes lo conocieron.

Miguel Mato eligió para narrar la historia la utilización de separadores que remiten a los títulos de los escritos de Conti, induciendo de esta forma no solo un acercamiento político y familiar al personaje, sino paralelamente adentrarnos también en su literatura, para algunos seguramente desconocida, y que en la voz de Grandinetti cobra vida, evitando el clásico off u over.

Lo destacable de Homo Viator es que si bien este podría haber estado narrado desde su secuestro y posterior desaparición, se corre de ese lugar mediante un flashback temporal para adentrarse en cuestiones domésticas, personales y familiares. Su amor por Chacabuco, el seminario inacabado, su relación familiar, la incondicionalidad ante sus amigos, para concluir en la lucha encarnada contra el régimen militar mediante sus textos, siendo éstos los ejes principales de una historia no solo personal sino de un país en guerra.

Sin duda, el único desacierto del film es la apelación constante  al uso de una banda sonora litigante, que no solo satura  al espectador, sino que esta es utilizada como generadora de efectismos provocando innecesarios golpes bajos que atentan contra la equitatividad del relato descarrilándolo de sus objetivos.

Una vez más el Centro Cultural Caras y Caretas nos trae un documental que no solo nos presenta la vida de un personaje argentino, sino que además vuelve a generar, como lo hizo con Familia Lugones (2007, Paula Hernández) una ruptura entre la  narrativa y la  estética a la hora de encarar una historia real, sin caer en las meras convencionalidades  de un género que cada día crece más.

 
8.0

Comentarios