Hernán Panessi
02/06/2009 15:15

Si Super Cool (Super Bad, 2008) fue la American Pie (1999) del pasado año, Adventureland: Un Verano Memorable (Adventureland, 2009) pretende ser la de este tibio 2009. Adventureland -no confundir con uno de los parques temáticos de Walt Disney World- es la nueva película de Greg Mottola, proclamado como un icono por el mundo de la cultura juvenil luego de filmar Super Cool.

Adventureland: Un Verano Memorable

(2009)

Adventureland es una comedia ambientada en el año 1987 que nos cuenta la historia del empleado virgen de turno en un parque de diversiones. El muchacho, personificado por el joven Jesse Eisenberg, intentará sacarse de encima el pesado estigma que lo persigue en medio de académicas esperanzas de progreso.

Estrenada con cierto éxito en la edición del corriente año del festival BAFICI, el film llega a las carteleras argentinas después de una excelente aceptación por parte del público norteamericano, ávido de consumir este tipo de productos.

Película corta, es que todas en este plan lo son, con gags efectivos y buenas actuaciones, la nueva obra de Mottola iba a ser filmada en el parque Adventureland original pero su trabajo allí se vio dificultado puesto que lo han remodelado en los últimos tiempos. Finalmente, fue filmada en un parque de Pittsurgh en lugar del de la caótica Nueva York. Curiosidades que tanto nos gustan.

Especial atención a la bella Kristen Stewart, co-protagonista de la película y papel principal del bodriazo Los Mensajeros (The Messengers, 2007), quien demuestra cierta melancolía y atractivo similar al de Liv Tyler (o algún otra de esas lindas-de-cara-que-nunca-revientan).

En el cast también figura Ryan Reynolds, cuyas conquistas son: ser el novio de Scarlett Johansson y Deadpool en la recientemente hackeada X-Men Orígenes: Lobezno (X-Men Origins: Wolverine, 2009), en la piel de un facherito "arregla todo" que ¿liga? a la Stewart y regala anécdotas fantasmas.

Con una banda sonora que genera ciertas ganas de comprarse el BSO de la peli, la música incidental de Adventureland corre por cuenta de Yo La Tengo, y el resto de los tracks son temas conocidos por todos (es que los 80s fueron una factoría de éxitos) como Rock Me Amadeus de Falco o superhitazos de Lou Reed: Pale Blue Eyes y Satellite of Love.

La historia tiene una marcada previsibilidad en su desarrollo. Juega con la identificación del espectador sin forzar ninguna situación, aunque, de forma consciente o inconsciente, sentirse participe/acompañante de la historia no será ningún reto (es que, ¿quién no tuvo acné y problemas amorosos en forma simultánea?). No sale del molde de "película de adolescentes que adolecen" pero, es una buena partida para asistir a las salas en compañía de queridos amigos.

6.0

Comentarios