Emiliano Basile
31/07/2020 14:58

Mucho se dijo sobre los problemas contractuales y de producción que tuvo la experiencia televisiva de Woody Allen, pero poco de las virtudes de esta miniserie llamada Crisis en seis escenas (Crisis in Six Scenes, 2016) que remite a las clásicas comedias livianas del director, sin escatimar su mirada crítica al avance bélico de su país sobre el mundo.

A Roma con amor

(2012)

Esta serie realizada por el veterano realizador para el gigante de streaming antes del #MeeToo, generó un revuelo mediático extra cinematográfico (o audiovisual en este caso): Que Allen no se adaptó al formato, que renegó sobre las condiciones de trabajo, que pautó contrato para que Amazon le financie sus próximos tres films, que llegó a filmar solo uno (Un día lluvioso en Nueva York) y que no llegó a estrenarlo en Estados Unidos por la denuncia de abuso que su hijastra refloto gracias al movimiento femenino. Amazon anuló el contrato y terminaron en un conflicto legal con el neoyorquino.

La serie transcurre en la convulsionada década del sesenta. Woody Allen interpreta a Sidney J Munsinger, el típico neurótico al que nos tiene acostumbrados, que vive con su mujer (Elaine May) disfrutando de su comodidad burguesa en una casa alejada de la ciudad. Un buen día cae Lennie (Miley Cyrus), una adolescente militante de un movimiento revolucionario perseguida por la ley, pidiendo asilo en su casa. La paranoia se adueña del personaje en divertidos diálogos sobre la revolución, sus causas y consecuencias. No falta el amor idealizado (con un joven inquilino interpretado por John Magaro, que tienen en su hogar), el formato de comedia de enredos con equívocos, y el dilema existencial sobre la escritura (el protagonista es un escritor frustrado) que ancla la historia con la época actual.

Lennie despliega su discurso político combativo en los habitantes de la casa, ajenos completamente al tema pero compatibles con las ideas. Tal es el caso de la mujer del personaje de Woody Allen que empieza a citar a Mao en su vida cotidiana, o sus amigas del club de lectura, un grupo de ancianas que al dejar las novelas y tomar libros marxistas para leer, sueñan organizar actos subversivos. El humor a la orden del día con el estilo irónico / sarcástico del cineasta.

Crisis en seis escenas es muy divertida, funciona por el carisma de sus personajes, su corta duración de seis capítulos de 23 minutos cada uno (que vistos de un tirón suman unas dos horas y monedas) y por el hincapié en la habitual crítica a un mundo convulsionado por la violencia que tanta relación tiene con la actualidad.

Esta nota puede parecer fuera de tiempo, pero con toda el agua que corrió debajo del puente, y teniendo en cuenta que Amazón recién se popularizó en Argentina el año pasado y se masificó con la pandemia, es pertinente recuperar esta breve miniserie y revalorizarla con el tiempo.

Comentarios