Rolando Gallego
28/04/2020 12:13

En más de una ocasión hemos exigido a los productores, showrunners y directivos de la industria la posibilidad de ver ficciones en las que las mujeres dejen de ser sólo un accesorio en ellas. En el último tiempo un grupo de proyectos se han animado a desarrollar historias diferentes, ambiciosas y con la mujer en el epicentro narrativo.

El caso más resonante y a partir del cual se ha revitalizado parte de la producción con mujeres al frente y tras cámaras es del de Flebag (dos temporadas disponibles en Amazon Prime Video), ideada, escrita y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge, que narra las desventuras de una mujer de treintaytantos, soltera, que debe lidiar a diario con la presión de su entorno mientras sigue adelante con sus deseos.

Rompiendo la cuarta pared y convirtiendo en cómplice al espectador, el personaje es de esos de “tómalo o déjalo”, siendo impensable la segunda opción gracias al carisma y entusiasmo con el que se desarrolla la acción.

El universo de Fleabag (Waller Bridge) se compone de pensamientos sobre su recientemente amiga fallecida en un accidente de tránsito, los recuerdos de su madre, y el presente en el que usa y abusa de su novio (Hugh Skinner), vuelve loca a su hermana (Sian Clifford), lucha con su madrastra (Olivia Colman), es atraída irresistiblemente por un cura (Andrew Scott) y mantiene una entrañable relación con su padre (Bill Paterson).

Con humor, ironía, una mirada desprejuiciada sobre los vínculos y su solemnidad, el hábil relato posiciona a la mujer en el centro de la escena sin medir las consecuencias de los actos que realiza, los que, gracias la progresión del relato, son avalados y hasta esperados por el espectador. Mujer fuerte, empoderada, débil en su intimidad, pero con la seguridad de avanzar en su tiempo e historia como una fuerte luchadora. Hay episodios para llorar, otros para reír y muchos para deslumbrarse con la interpretación de la protagonista, artífice de una serie inolvidable.

En Vida Perfecta (una temporada, por ahora, disponible en Movistar Play), la actriz y directora Leticia Dolera (REC, Semen una historia de amor) construye un manifiesto sobre deseos, pasiones y mandatos, a partir del relato de la historia de tres mujeres que deben asumir nuevos desafíos y anhelos en sus vidas.

María (Dolera) es abandonada antes de casarse por su novio de toda la vida, es recibida por su hermana Esther (Aixa Villagran) y aconsejada por Cris (Celia Freijeiro) mientras recibe la sorpresiva noticia que será madre de una relación ocasional con Gari (Enric Auquer), un joven con capacidades diferentes.

Entre las tres llevarán adelante el progreso narrativo de esta serie que recupera lo mejor de algunas propuestas españolas recientes, alejadas de la mirada patricarcal y que posicionan, con total libertad y transgresión, a mujeres deseantes en el centro de la escena.

El mundo del arte, el negocio de la arquitectura, la profesión, la maternidad, la discapacidad, disidencias sexuales y la vida independiente en un fresco actual que dialoga con temas de agenda y que, principalmente, en el logrado desarrollo de los deseos de los personajes se aleja de arquetipos y subrayados, planteando un universo posible dentro de la ficción seriada, el de la narración de historias femeninas, feministas, con mirada de género.

Rodada hace ya diez años, pero con una vigencia que sorprende, por sus planteos de emancipación femenina, Las Cariocas (disponible en AtresSeries Internacional, estrena todos los miércoles un episodio, luego se ve en Flow) es un proyecto que reunió a las más talentosas figuras de la cultura brasileña en episodios de 30 minutos, hilvanados por una voz en off que además destaca el escenario y el barrio de Río de Janeiro que es tomado como centro para desarrollar el relato de una mujer en plan de venganza, deseo, lucha, ambición, etc., se impone.

Sonia Braga, Adriana Esteves, Deborah Secco, Angélica, Alinne Moraes, Fernanda Torres, entre otras, le ponen la piel a las protagonistas de una serie que desarrolla una mirada sobre el universo femenino a partir del asedio masculino, el acoso laboral, la falta de atención marital, y cómo la fuerza de estas mujeres logró revertir las situaciones.

La serie, basada en el libro del mismo nombre del escritor y periodista Sérgio Porto, tuvo luego una continuación ya enfocada en todo Brasil llamada Las Brasileras con actuaciones de Fernanda Montenegro, Xuxa, Leticia Sabatella y Gloria Pires, y si bien Las Cariocas contó con dirección masculina, se destaca la realización de Amora Mautner en varios episodios, como La vengativa de Meier, en donde Esteves encarna a una mujer deseada por los hombres pero a la que su marido no le toca ni un pelo, hasta que descubre el secreto que lo lleva a esa situación.

Comentarios