Matías E. González
26/12/2018 10:58

La maquinaria artística conducida por Sebastián Ortega y Pablo Culell este año ha recorrido con éxito dos vías audiovisuales, el cine y la televisión, incorporando en cada estación millones de espectadores. Por medio de la obra cinematográfica El Ángel y de las producciones televisivas 100 días para enamorarse, El marginal 2, Un gallo para Esculapio 2 y Bios, vidas que marcaron la tuya, Underground se posicionó como la productora n°1 del 2018, generando el fiel acompañamiento del público como así también los múltiples elogios por parte de la crítica.

El Ángel

(2018)

Desde su punto de partida en 2006, la productora de formatos y contenidos audiovisuales Underground ha impreso su sello en cada una de sus creaciones artísticas, caracterizadas por la calidad, el compromiso y la innovación. Sebastián Ortega y Pablo Culell, junto a su equipo, han logrado que sus historias y personajes traspasen la pantalla y lleguen a los hogares de los televidentes. Ficciones diarias como La Lola, Los exitosos Pells, Graduados y Educando a Nina y series como Lo que el tiempo nos dejó e Historia de un clan, son tan solo algunos de los trabajos emblemáticos de la productora.

EL ÁNGEL

Este año, Underground ha llenado las salas de cine con la película El Ángel, dirigida por Luis Ortega, que no solo estuvo en boca de los argentinos y argentinas, sino que también cautivó al público de diversos países. El largometraje cosechó 1.332.281 espectadores, según las cifras brindadas por la consultora Ultracine, lo que la convirtió en la película nacional más vista del año y, además, ingresó en el sexto lugar de la taquilla general que incluye films nacionales e internacionales. En lo que refiere a la crítica especializada local obtuvo 79 puntos sobre 100 en el sitio web Todas las críticas, que releva el trabajo de los especialistas del séptimo arte y promedia sus calificaciones.

La película está inspirada en la vida de Carlos Robledo Puch, quien es considerado el asesino serial más famoso de la historia criminal argentina y aún permanece preso en el penal de Sierra Chica, ya que fue condenado a reclusión perpetua. La sorpresa y destaque del film de Ortega radicó, entre otras razones, en la construcción desde la ficción del joven “Carlitos” alejado del “Robledo monstruo”, cuyo aspecto ya había sido abordado en la cobertura mediática del caso policial. Asimismo, el cineasta no juzgó ni justificó los actos del protagonista, lo cual adicionó interés en la visualización del largometraje.

El film presentó ante el público a una de las revelaciones del año, Toto Ferro, quien debutó en la pantalla grande con su personificación de “El ángel negro”, que fue ovacionada por la audiencia y la crítica. Su actuación le valió la recepción del Premio Fénix a la Mejor Actuación Masculina. Ferro estuvo acompañado en el largometraje por un reparto de prestigiosos artistas como Chino Darín, Peter Lanzani, Mercedes Morán, Daniel Fanego, Cecilia Roth y Luis Gnecco.

El Ángel fue preseleccionada para representar a Argentina en la categoría de Mejor película en lengua extranjera de los Premios Oscar, sin embargo, quedó fuera de la competencia en la última lista preliminar de candidatas. Por otro lado, ingresó entre los largometrajes aspirantes a convertirse en Mejor película Iberoamericana en la venidera 33° edición de los Premios Goya. En su vuelta al mundo, el film ha pasado por reconocidos certámenes como el Festival de Cine de Cannes, el Santiago Festival Internacional de Cine, el Festival Internacional de Cine de San Sebastián y el Festival Internacional de Cine de Toronto.

100 DÍAS PARA ENAMORARSE

¿Pueden los integrantes de un matrimonio tomarse 100 días para repensar el vínculo que los une y seguir adelante? ¿Puede un programa de televisión generar el interés y el seguimiento del público durante 125 capítulos? Ambos interrogantes encontraron la respuesta afirmativa en la telenovela diaria del prime time 100 días para enamorarse, que se emitió de mayo a diciembre por la pantalla de Telefe y alcanzó destacados números de audiencia en un contexto de rating frío.

La ficción televisiva, que desde enero se repetirá de lunes a viernes por TNT Argentina, cuenta la historia de las amigas inseparables Laura (Carla Peterson) y Antonia (Nancy Dupláa), quienes viven cambios en sus vidas cotidianas. En el caso de Laura, tras un desgaste matrimonial, acuerda con su marido Gastón (Juan Minujín), tomarse alrededor de tres meses para ver si aún desean seguir juntos, mientras que, Antonia se reencuentra con Diego (Luciano Castro), el amor de su juventud y padre biológico de su hijo.

La ficción logró doble mérito: por un lado, despertar risas en los televidentes y alejarlos de sus problemas cotidianos, al menos durante la emisión del capítulo y, por otro lado, invitarlos a reflexionar en torno a diversas problemáticas sociales por lo que, en cierto punto, la telenovela se convirtió en un canal educativo, lo cual fue valorado por el público. La tira diaria fue distinguida por la Legislatura Porteña como Ficción de Interés para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos.

100 días para enamorarse desarrolló con compromiso y respeto la historia de Juan, un chico transgénero interpretado por la actriz Maite Lanata, otra de las revelaciones del año. Más allá del auto descubrimiento de Juan, se trabajaron otras artistas como la aceptación y el aprendizaje por parte de su grupo de pares, de su familia y de diferentes personas en diversos espacios de socialización. Otro aspecto destacable fueron las escenas que mostraron clases de educación sexual integral a cargo de una psicóloga personificada por Sandra Mihanovich.

Las lecciones del profesor Fidel, encarnado por Michel Noher, abrieron la mente de sus alumnos y alumnas del último año de la escuela secundaria ya que tocaron diversos tópicos que iban desde la discriminación y el acoso escolar hasta la legalización del aborto, el cual estuvo muy presente este año en la agenda pública y mediática a partir del tratamiento del proyecto de ley en el Congreso.

La tira diaria ahondó por medio de los diversos personajes de la historia en cuestiones como la amistad, la diversidad en las composiciones familiares y en relaciones amorosas y, a su vez, en problemáticas como la violencia de género, las drogas y el alcoholismo. Por otra parte, trató las enfermedades del cáncer de mama y el mal de Alzheimer, desde la información y a través de escenas que sensibilizaron a los televidentes.

Por último, otra de las novedades de la telenovela estuvo en su reparto ecléctico, conformado por artistas permanentes en la historia, aparte de los protagonistas, como Pablo Rago, Juan Gil Navarro, Jorgelina Aruzzi, Ludovico Di Santo, Mario Pasik y Marita Ballesteros, un numeroso reparto juvenil con actores y actrices como Franco Rizzaro y Malena Narvay y una larga lista de participaciones especiales tales como Verónica Llinás, Benjamín Vicuña, Justina Bustos, Daniel Hendler, Victorio D´Alessandro y Moria Casán.

MUNDOS MARGINALES

En los últimos tiempos se escucha con mayor frecuencia que una serie exitosa continúa su historia por medio de nuevas temporadas. Sin embargo, hubo pocos casos de la industria audiovisual local que siguieron sus producciones a lo largo de los años, pero Underground redobló la apuesta y presentó ante sus fieles televidentes la segunda parte de sus destacadas series El Marginal y Un gallo para Esculapio.

La segunda temporada de El Marginal se trata de una precuela y se centra en el ingreso de los hermanos “Diosito” y Mario Borges al penal San Onofre y su enfrentamiento con el sanguinario presidiario El Sapo. La serie protagonizada por Nicolás Furtado, Claudio Rissi, Esteban Lamothe, Martina Gusmán y Roly Serrano emitió sus ocho capítulos entre julio y septiembre por la TV Pública, logrando excelentes números de rating y un alto grado de interacción y repercusión en redes sociales. Semanas más tarde, la ficción se estrenó en Netflix y continuó su visualización masiva.

Por otro lado, la segunda temporada de Un gallo para Esculapio muestra la vuelta de Nelson (Peter Lanzani) a Buenos Aires para saldar cuentas pendientes. Su plan consiste en contactarse con Loquillo (Ariel Staltari) y reunir a los viejos miembros de la banda para llevar a cabo su venganza, pero pronto descubre que las cosas cambiaron. La segunda etapa de la serie dirigida por Bruno Stagnaro emitió sus seis capítulos entre octubre y noviembre por TNT y cosechó críticas y comentarios destacados por parte de la audiencia.

HISTORIAS DE VIDA

Este año, Underground no solo realizó ficción sino también documental. A través del docu reality BIOS, vidas que marcaron la tuya, la productora presentó en National Geographic tres episodios que tuvieron como protagonistas a los emblemáticos músicos Charly García, Gustavo Cerati y Alex Lora. Cada capítulo mostró aspectos íntimos e inéditos de las vidas de cada uno de los artistas que marcaron la historia del rock latinoamericano.

Comentarios