Rolando Gallego
16/07/2018 12:20

Arrancó como una comedia romántica en la que la excusa de una separación mediante un acuerdo entre dos de los protagonistas, Carla Peterson y Juan Minujín, disparaba el conflicto central. Pero con el correr de los programas 100 días para enamorarse (2018) comenzó a profundizar en cuestiones como identidad sexual, poliamor, empoderamiento femenino, entre otros tópicos que nunca antes se vieron en la televisión local.

Si bien hace unos años, y refiriéndonos a la transexualidad, en una edición de Gran Hermano Alejandro Iglesias impuso el tema de “disforia de género” en los medios, la ficción local tenía una deuda pendiente con una problemática que merecía un espacio para su desarrollo, con respeto y responsabilidad.

Por primera vez, y en horario central, la temática asume un lugar protagónico, ganando espacio a fuerza de simpleza y sinceridad a la hora de plantear sus líneas narrativas y dinámica episódica, por encima de las historias que dispararon la idea central del envío, ó, la amistad entre Peterson y Nancy Dupláa, quienes componen a Laura y Antonia, las dos protagonistas del programa, abanderadas de un feminismo que envuelve la trama y la potencia.

Además, la urgencia de la problemática, se traslada a cada uno de los episodios, así, mientras en la sociedad se está debatiendo la necesidad de aprobar una ley para el aborto legal, gratuito y seguro, Antonia aparece en una escena sin trascendencia con el pañuelo verde, emblema de la lucha, atado a su muñeca.

O la sexualidad de las protagonistas se reivindica en el desarrollo de escenas con goce y deseo por parte de ambas sin tener que recurrir a justificaciones y mucho menos a tramas que reafirmen dichas ideas.

A su vez, Juani/Juan (Maite Lanata), hija de Antonia (Duplaa) en plena búsqueda de su identidad sexual asume sus verdaderos sentimientos ante sus compañeros y su familia, y con el apoyo de su madre avanza en una búsqueda por su verdadera realidad de género, pese a que aún ésta, no comprende bien qué pasa con su hija.

“Estoy trabajando en Underground desde hace mucho, con Silvina Fredjkes y Alejandro Quesada, ellos arrancaron con el proyecto, yo me sumé cuando estaba con muchas cosas habladas el programa. Me contaron la historia de Juani, lo que habían investigado y hablado, de voces testigos de chicos trans, padres de chicos y chicas trans, vimos algunas películas, coincidimos, era un tema que se quería contar en la productora, una intención clara de llevarla adelante, todo bastante inédito, yo mismo me encuentro haciendo preguntas todos los días y tratamos de verterlo así. ¿Qué hace una madre en un tema así? Va y pregunta a un especialista, es casi de literatura clásica, una secuencia de actores tratando de ser bien pensado, revisando todo lo que se hace”, afirma Ernesto Korovsky, uno de los autores del programa y responsable de los guiones de Primicias, Graduados, Vecinos en guerra, Educando a Nina y El sodero de mi vida, entre otros.

Luego agrega: "Arrancaron con fuerza con historias, pero terminaron enfocándose en las tramas secundarias…laro, porque la de Juan Gil Navarro (poliamor) es como un vodevil de Darío Vittori que convive con la de Juani, que es como una niña santa. Es lo más puro al lado de ellos… Sí, lo más interesante de su historia, extrema, inédita en TV, pocas veces tratada y poco conocida por las personas, trata de cualquier adolescente mirándose en el espejo, buscando definición, la chica que se ve gorda, o fea, todos fuimos adolescentes y tienen esa lucha de ser ellos mismos, y eso le pasa a Juani y creo que por eso gusta, además de una mirada bondadosa de la sociedad sobre ella. Me gustó que pudimos, después de hacer un relevamiento con chicos y chicas trans, y en todos los programas que ya hemos hecho, como Julieta Dìaz en Fanny la fan que era una mujer pero escondía un hombre, o en Viudas e hijos del rock and roll que Florencia Peña hizo un travesti, tuvimos un reclamo porque no pusimos actores con esas problemáticas, si visibilizan háganlo así, y pudimos sumar a chicos trans, más allá de ser una escena muy escolar. Todo lo que rodeaba, el personaje de Carla Peterson engañada por su pretendiente, era mucho más elaborado. Pero era obvio que todo lo relacionado a Juani/Juan y más en este momento de la tira interesa más… Claro, ponerle la cámara a chicos trans de verdad es como una cachetada. Y hablan encima desde lo sencillo… Teníamos la necesidad de que, como la madre que interpreta Nancy es una buena madre, y todos la aman por eso, queríamos hablar de familias que no quieren ver más a sus hijos, historia poco heroica, triste que viven".

¿Cómo se trabajan los guiones casi en el día a día?
Se pone mucho más picante, te diría, hay más dudas, porque cuando no lo tenés es un ma’sí, dale, pero cuando lo tenés no lo vas a perder, hay que esforzarse más, ahora que se enamoró no los podés dejar de garpe, es muy agradecida la televisión en ese sentido, porque lo que escribis está en el aire y tenés una devolución y lo que escribís mañana tiene que ver con hoy, y lo hacemos con un mes y medio de anticipación, y ves cómo los actores se pegan, se potencian, esta etapa es más agradecida. Al comienzo, cuando tenés mucho escrito y no ves nada, es distinto, cada uno imagina un programa diferente hasta que está en el aire y ahí entendés todo. Es un Work in Progress posta, sin pose, la estamos haciendo. Yo escribí hace mucho Son amores, y el personaje de Florencia Bertotti hablaba muy mal, y cuando terminó hablaba peor, confirmando que los personajes no son mejores, son peores, el neurótico es más neurótico, yo tengo esa idea de que uno en realidad escribe todo el tiempo las mismas escenas. 100 días… recupera mucho de la cultura popular, de Naranja y Media y el después, por ejemplo… Claro, pero recuerdo que el diario La Nación tituló en el estreno “La grieta de la ficción” por Nancy y Carla, y en realidad no vieron que iba por otro lado, por la sororidad, por el empoderamiento femenino, eso que titularon era viejo, va más allá, adelantamos en esta amistad de chicas del programa.

100 días para enamorarse protagonizado por Carla Peterson, Nancy Dupláa, Juan Minujín, Luciano Castro y elenco se emite de lunes a jueves a las 21.45 por Telefe

Comentarios