Matías E. González
27/12/2017 12:47

Dirigida por Ariel Winograd y protagonizada por Diego Peretti y Carla Peterson, Mamá se fue de viaje (2017) fue el fenómeno cinematográfico nacional que logró no solo cines llenos por numerosas familias sino también el disfrute durante las proyecciones y la posterior y efectiva recomendación boca en boca. Con más de un millón y medio de espectadores, y superando a varios “tanques” destinados al target infanto-juvenil, la comedia a cargo de la familia Garbor se convirtió en la película argentina más exitosa y popular del año.

Mamá se fue de viaje

(2017)

“-Ma ¿qué vamos a comer?”;“Ma, ¿dónde está la remera?”;“Ma, ¿puedo juntarme con los chicos?”;“Ma ¿me ayudas con la tarea?”;“Ma ¿me llevas al cumple?”. Estas son tan solo algunas de las tantas preguntas que día a día millones de chicas y chicos les hacen a sus madres. Las mamás son un pilar fundamental en la vida cotidiana de las familias ya que ellas acompañan a sus hijas e hijos, ya sea en algún ejercicio del colegio, en la ida y vuelta de alguna actividad, en los almuerzos y las cenas, en la resolución de los problemas diarios y emocionales, entre tantas otras situaciones. Pero… ¿qué ocurriría si mamá se tomara unos días para un merecido descanso? Este interrogante es el que planteó como disparador Ariel Winograd en Mamá se fue de viaje (2017), y al que más de un millón y medio de argentinos quisieron conocer su respuesta.

El largometraje dirigido por Winograd tiene como dupla protagónica al matrimonio compuesto por Víctor (Diego Peretti) y Vera (Carla Peterson) Garbor, quienes llevan 20 años de casados y tienen cuatro hijos: Bruno (Martín Lacour), Lara (Agustina Cabo), Tato (Julián Baz) y Lolo (Lorenzo Winograd). El padre de familia dedica prácticamente todo su tiempo a la actividad laboral, por lo que desconoce muchos aspectos del día a día de su mujer e hijos. Mientras que Vera se ocupa de todos los detalles que competen a la actividad doméstica, además de la rutina de cada uno de sus chicos, por lo que no destina ni un minuto a su propio ocio. Por lo tanto, la Sra.Garbor decide tomarse vacaciones de su familia y concreta un viaje por un par de días. Víctor toma el mando de la casa y lo que en un comienzo considera como una simple tarea, pasa a ser uno de sus mayores desafíos.

Mamá se fue de viaje tiene todos los condimentos para ser una legítima película familiar debido a que logra risas constantes en personas de diferentes edades: desde los más chicos que festejan las travesuras de Tato y Lolo, los adolescentes que empatizan automáticamente con los conflictos de Bruno y Lara, hasta los adultos que se identifican con más de un diálogo o decisión por parte de Víctor y Vera. Winograd logró trasladar con efectividad las características generales de una familia argentina del siglo XXI a la pantalla grande.

El ingenio del director también se resalta con la transmisión de un claro mensaje respecto al valor de la familia, la conexión entre sus miembros y la importancia de escuchar al otro, aspectos que parecen debilitarse en la vida fuera de la pantalla grande. Si bien hay reiteradas oportunidades para reír sin parar, también hay lugar para la reflexión y los momentos emotivos.

Más allá de contar con un sólido guión a cargo de Mariano Vera (sobre una idea original de Juan Vera), las actuaciones son un pilar destacado del largometraje. Peretti vuelve a trabajar con Winograd luego de la exitosa película Sin Hijos (2015), y demuestra nuevamente sus aptitudes para la comedia y para personificar a un padre que quedará en el recuerdo de muchos argentinos. En el caso de Peterson, a pesar que no cuenta con muchas escenas (el largometraje se centra en la obstaculizada convivencia del padre con los chicos), brinda su cuota de talento. Por otra parte, los hijos e hija Garbor llevan a cabo una labor primordial debido a que componen sus personajes con tal espontaneidad y habilidad que sus interpretaciones resultan verosímiles y traspasan la pantalla, por lo que se convierten en nuevas promesas del cine nacional. El largometraje también cuenta con personas ficticias que ayudan u obstaculizan las aventuras de la familia, interpretadas por actrices como Pilar Gamboa, Muriel Santa Ana, Maruja Bustamante, y por actores como Martín Piroyansky, Guillermo Arengo y Mario Alarcón, entre otros.

Mamá se fue de viaje marca el mayor éxito, hasta el momento, del cineasta Ariel Winograd. Sin embargo, el director tiene una vasta trayectoria en el género: ya sea a través de la entrañable historia de los cuatro chicos judíos veraneando en un country en Cara de queso (2011), del caótico casamiento de Leonora y Adrián en Mi primera boda (2011), de las singulares aventuras en Vino Para Robar (2013), de las maniobras de Gabriel para complementar el amor por su hija y por su nueva novia en Sin Hijos, hasta de imaginar la inclusión de Permitidos (2016) en una pareja.

El camino de Ariel puede describirse como un auténtico “paso a paso” que lo llevó a ser uno de los directores nacionales más exitosos de la industria. Los comentarios positivos suelen acompañar sus películas y se reflejan en las boleterías, ya que comenzó con poco más de 50.000 espectadores en Cara de queso en 2006 y llegó a alcanzar casi el medio millón con Sin Hijos en 2015.

En cuanto a los números de taquilla de Mamá se fue de viaje fueron aumentando con el correr de los días, y más allá de la difusión y promoción del film en los principales medios de comunicación, fueron el boca en boca y el interés por la historia los factores fundamentales para que el público se acercara masivamente a las salas. Debutó el jueves 6 de julio y en sus primeros cuatro días en cartel llevó alrededor de 184.000 espectadores, ubicándose en tercer lugar, luego de Mi villano favorito 3 (Despicable Me 3, 2017) y Spider-Man: De regreso a casa (Spider-Man: Homecoming, 2017). Aunque con la llegada de las vacaciones de invierno el film incrementó el número de espectadores y no sólo llego a ser la película nacional más vista del año (con más de un millón y medio de espectadores) sino que también superó en su número final a tanques del target infantil-juvenil como fueron Cars 3 (2017), Spider-Man: De regreso a casa y Transformers: El último caballero (Transformers: The Last Knight, 2017).

El fenómeno no terminaba al concluir la proyección de la película en las salas, sino que continuaba a partir de las recomendaciones en reuniones familiares, redes sociales y hasta grupos de whatsapp. “¿Fuiste a ver Mamá se fue de viaje?” fue una pregunta frecuente que se hicieron niños y niñas, padres y madres, durante las vacaciones de invierno. Y el interés se replicó en Google, donde el largometraje se ubicó octavo [el podio lo ocuparon It (Eso) (It, 2017), Rápidos y furiosos 8 (Fast and Furious 8, 2017) y La La Land: Una historia de amor (La La Land, 2016)] en el ranking de las películas más buscadas durante 2017 en Argentina; y en Youtube el tráiler alcanzó más de 850 mil reproducciones.

Por todos los aspectos mencionados es que Mamá se fue de viaje es considerada una de las películas más importantes del año. El extraordinario número de espectadores, el efectivo boca en boca y los reiterados elogios hacia el largometraje son algunos de los factores que contribuyen para seleccionar a Mamá se fue de viaje como la película nacional más exitosa y popular del 2017.

Comentarios