Gustavo Fontán
10/10/2017 12:17

En 2013 comenzó una inquietud para mí: filmar el mundo de manera más inmediata, mirar lo contiguo sin mayor intervención que una cámara, mirar lo que sucede, en el momento que sucede, robar fragmentos del mundo. Los procesos dilatados de la producción de una película, la intermediación de un equipo, sentí, me impedían llegar a una zona de la mirada más ingenua, más intuitiva, más visceral. Empecé a trabajar entonces con una cámara y una idea que, en líneas generales, muy generales, responden a la idea de “diario”.

El estanque

(2017)

Resultado del trabajo de estos años son tres películas que conforman la “Trilogía del lago helado”: Sol en un patio vacío, Lluvias, y El estanque (Sobre textos de "Manual para sonámbulos", de Gloria Peirano).

Fiel a mí mismo, las pienso en un ciclo, un modo de mirar el mundo que se afianza y se modifica (los dos movimientos son simultáneos, continuidad y alteración) en cada película.

Aunque esa inmediatez entre el mundo y la mirada es constitutiva de este grupo de películas, ninguna de ellas existiría sin un grupo de personas que me acompañaron, que propusieron, que crearon, que las hicieron crecer: Gloria Peirano, Mario Bocchicchio, Abel Tortorelli, Andrés Perugini, Guillermo Pineles, Alejandro Nantón, Gustavo Schiaffino, Carolina Reynoso. Esa inmediatez no implica de ningún modo una tarea solitaria, sino simplemente otro modo de producir y pensar el cine. Cada uno de ellos aportó, desde distintos lugares, su sensibilidad y sus conocimientos para que este cuerpo de películas respirara.

Sol en un patio vacío
Dejar una casa.
Filmar los árboles antes de partir, la luz que uno se lleva.
Ir, con la medida de esa luz, hacia un lugar desconocido.
Filmar la distancia entre una casa y otra casa, un camino de ensueños, un espacio abismado.
Filmar retazos de realidad en tensión con aquella luz.
Filmar esa espiral del tiempo, el tiempo.

Lluvias
Entre dos lluvias, una película que se ofrece como un diario.
Llueve. Es de noche. La lluvia se enrosca como una serpiente en los faroles de la calle.
Una vecina, anciana, golpea mi puerta. Son las once de la noche. Está desesperada, pide rivotril. Unos días después muere.
Alguien deja su casa. Los objetos se cargan fríamente en un camión.
La muerte de una vecina, una mudanza, los cielos cargados de nubes, la luz sobre las cosas y los rostros, la operación de un anciano, un viaje nocturno...
Llueve. Los árboles se sacuden y tiemblan bajo el agua.
Entre dos lluvias, una mirada sobre la fragilidad humana.

El estanque
(Sobre textos del Manual para sonámbulos de Gloria Peirano)
Un recorrido por el mundo cotidiano. Calles, plazas, zoológico, casas, techos, hombres, mujeres, rutas, pero todo mirado como si ese mundo fuese ajeno, estuviese perdido en el tiempo.
El mundo está ahí, pero ya no hay donde posarse.
Una película que habla del mundo cotidiano, pero con la voz de los sonámbulos: una especie de continuo, nocturno y ciego, que nadie sabe bien qué es.

Trilogía del lago helado: Lluvias, El estanque y Sol en un patio vacío
14, 15 y 16 de octubre a las 21 hs en el Espacio INCAA Cine Gaumont

Comentarios