Adriana Casas
15/02/2017 12:03

Los espectadores amantes del cine que vivan en Buenos Aires o en la Ciudad de México hoy pueden encontrarse para profundizar sus conocimientos y pasión por el séptimo arte en la Escuela de Espectadores de Cine de Buenos Aires que inicia el 2 de marzo de 2017 en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (CCC) o en el Aula del Espectador de Cine que inicia el 1 de marzo de 2017 en la Casa del Libro Universitario de la UNAM y que tiene su clase abierta el miércoles 15 de febrero.

La La Land: Una historia de amor

(2016)

Hace un año a principios de 2016, la Escuela de Espectadores de Cine de Buenos Aires (EEC) era una idea, un sueño que empezaba a tomar forma sin tener la certeza de la recepción del público. Casi un año después, la EEC ya prepara su segunda temporada. La sorpresa no es solamente que los espectadores están impacientes por volver en marzo de 2017 sino que en la ciudad de México también hemos tenido la oportunidad de colaborar en el armado inicial del Aula del Espectador de Cine (AEC) que lleva adelante la Cátedra Bergman de la UNAM.

México y Argentina son polos culturales y estas experiencias colectivas para vivir el cine como espectadores, convivir encuentro a encuentro, debatir los puntos de vista y analizar esas películas que nos emocionan y llevan a la reflexión son únicas en su tipo en Latinoamérica.

La idea de estas experiencias con los espectadores surge del modelo que el académico e investigador argentino de teatro Jorge Dubatti lleva adelante hace más de 10 años con la Escuela de Espectadores de Teatro de Buenos Aires en el CCC que también se ha replicado en la UNAM con el Aula del Espectador de Teatro.

Tanto la EEC como el AEC buscan formar espectadores activos y críticos. Asistir a estos espacios de formación abiertos a todo el público fortalece a la comunidad cinéfila y cultural de nuestros países. Los espectadores son el eje fundamental de estas experiencias su presencia activa tanto en las salas de cine como en las clases son lo que permite llevar adelante este tipo de iniciativas. Veamos más cine, hablemos de cine y hagamos del convivio cinematográfico una experiencia cotidiana.

Comentarios