Rolando Gallego
11/02/2017 11:46

Juegos que en apariencia son inocentes. Invocaciones en medio de una noche de aburrimiento compartido entre amigos que termina con un resultado no esperado. Muchas son las oportunidades en las que el cine trabajó con estos disparadores para construir relatos aterradores y sugerentes. A propósito del estreno de 5 A.M. Cinco ante los miedos (2016), de Ezio Massa, protagonizada por Cristina Alberó, Ximena Fassi y Rodrigo Guirao Díaz, en la que el juego de la copa es sólo un agregado dentro de una compleja narración, repasamos las películas de la temática.

5 A.M. Cinco ante los miedos

(2016)

5 A.M. Cinco ante los miedos. Un grupo de amigos recibe un llamado para asistir a una reunión. En la misma, uno de ellos propondrá la invocación para revelar los miedos a los que se enfrentan, y en ese relato, la historia de una madre que quiere saber qué pasó con su hijo, terminará por configurar la estructura narrativa de un film de género que sorprende.

Ouija (2014), de Stiles White, la célebre tabla de adivinación es recuperada para el cine en una historia que, a partir del juego, traza líneas relacionadas a las misteriosas muertes que luego acontecerán a partir de la invocación.

Ouija: El origen del mal (2016), de Mike Flanagan. Segunda entrega sin puntos de conexión con la anterior, narra la misteriosa “posesión” de una niña tras la utilización de la tabla adivinadora y la lucha de su madre y hermana por sacarla del trance.

El exorcista (The Exorcist, 1973) de William Friedkin, quien lleva el magistral guion de William Peter Blatty con una solvencia única para contar los sucesos que Regan (Linda Blair) tras jugar a la Ouija le tocarán vivir, al ser tomada por un espíritu que la maneja como un títere.

Poltergeist: Juegos Diabólicos (Poltergeist, 1982) de Tobe Hopper, quien bajo supervisión y producción de Steven Spielberg realiza un clásico del género desandando los pasos de una familia que verá cómo suerte cambia al mudarse a una casa construida arriba de un cementerio indígena.

Candyman: El dominio de la mente (Candyman, 1992), de Bernard Rose. Decía una leyenda que si uno repetía Candyman tres veces frente a un espejo, el espectro de un asesino se presentaba. Desatendiendo a este dato varios deciden jugar con la muerte y lo invocan con resultados terroríficos.

El juego del miedo (Saw, 2004) de James Wan. La saga iniciada con dos personas encerradas en un baño subterráneo terminó por configurar una serie de juegos mortales para cada uno de los participantes. Wan se convertiría después de esta película en uno de los referentes actuales del género.

Pesadilla en lo profundo de la noche (1984, A Nightmare on Elm Street) de Wes Craven. Primera aparición de Freddy Krueger (Robert Englund) impulsora del resurgimiento del slasher en los años ochenta. Una canción que terminaría por invitar a que el sangriento asesino con garras se introduzca en los sueños de las víctimas mortales.

Juegos demoníacos (Ghoul, 2015) de Petr Jákl, intentó resurgir este subgénero de películas de terror con juegos de invocación, pero quedo a medio camino entre falso documental y film de terror que profundizó en una leyenda sobre el canibalismo y la hambruna en Ucrania con la recuperación del mito de Chikatilo.

Comentarios