EscribiendoCine
31/03/2015 00:55

Convertida en una de las comedias románticas más exitosas de todos los tiempos,  Mujer bonita (Pretty Woman, 1990)  desembarcó en los cines hace ahora un cuarto de siglo, el 23 de marzo de 1990. Aquel fin de semana debutó en el número uno en la taquilla estadounidense y acabó el año situándose tercera en el ranking mundial. Pero además de una gallina de los huevos de oro, la película dirigida por Garry Marshall catapultó a Julia Roberts al estatus de "Novia de América" y a Richard Gere, al de una especie de Christian Grey de la década.

Mujer bonita

(1990)
8.5

"Comencé siendo Julia, la hermana de Eric Roberts. Después fui Julia Mystic Pizza Roberts. Así que llevar la etiqueta de Mujer bonita no fue el peor momento de mi vida", contaba la actriz en 1994 en una entrevista con The Observer. Y tampoco le preocupaban las críticas sobre la supuesta glorificación de la prostitución. "La película era un cuento de hadas: hicimos de todo menos ponerme zapatos de cristal. Y le diré algo más: por 3.000 dólares, Richard Gere se llevó una ganga".

Esos 3.000 dólares, aparte de acceso a sus tarjetas de crédito para comprar ropa- fue el precio que acordaron Vivian Ward (Roberts) y el apuesto empresario Edward Lewis (Gere) para que la prostituta lo acompañara a todo tipo de eventos sociales durante una semana. De hecho, en un principio "u$s3,000" iba a ser el título del film, pero a los estudios Disney les sonaba a película de ciencia ficción y decidieron cambiarlo por el del tema principal de su banda sonora, Oh, Pretty Woman, de Roy Orbison.

La historia de esta libérrima versión del cuento de la Cenicienta es de sobra conocida: Edward se pierde un día conduciendo por Hollywood Boulevard y acaba encontrándose con Vivian, que lo toma por un posible cliente. Tras una primera noche juntos, él se siente irremediablemente atraído por la espontaneidad de la joven, tan diferente al resto de mujeres de su vida, y la contrata para que esté a su lado siete días más. El final es digno de la más romántica historia de princesas. Ya lo dice la voz en off: "Sigan soñando, esto es Hollywood".

Además, la ópera a la que acuden Vivian y Edward en una de las escenas más famosas de la película también inspiró parte de la trama. Y es que no es otra que La Traviatta, que narra la historia de un noble fatídicamente enamorado de una cortesana. No obstante, la película que llegó a los cines fue mucho más edulcorada de lo previsto inicialmente: en un principio, iba a ser un oscuro drama sobre la prostitución en Los Ángeles con un marcado componente racial y de clases.

Con el tiempo, esa y otras decenas de anécdotas han ido saliendo a la luz, como el largo casting del film: Meg Ryan y Michelle Pfeiffer rechazaron el papel de Vivian, que finalmente fue para la joven y casi desconocida Roberts, mientras que Christopher Reeve, Daniel Day-Lewis, Denzel Washington y Al Pacino estuvieron antes que Gere en la lista de candidatos para interpretar a Edward. Según confesó el actor mucho después, ni Mujer bonita ni Reto al destino fueron proyectos que le entusiasmaran. "Y resultaron ser dos de mis películas más exitosas, y de las que más me gustan".

Quién sabe qué hubiera sido de Mujer bonita con otra pareja protagonista, pero para Gere supuso la consagración del magnetismo en taquilla de su particular estilo seductor, mientras que para Roberts fue un trampolín a la fama: un Globo de Oro y su primera nominación al Oscar como actriz principal -se lo llevaría una década después por Erin Brockovich- hicieron que su enorme sonrisa diera la vuelta al mundo. Ambos repitieron con Marshall en Novia fugitiva, cosechando un nuevo éxito de público que hace que aún hoy los fans sigan teniendo fe en que algún día llegue la secuela.

Comentarios