Juan Pablo Russo
17/01/2015 13:04

El romance entre el cine argentino y la Academia de Arte y Ciencias Cinematográficas de Hollywood nace en 1948 cuando Dios se lo pague, de Luis César Amadori,  cuando aún no existía la categoría "mejor film en lengua extranjera", recibió una distinción. Más tarde vendrían La tregua, Camila, La historia oficial, Tango, no me dejes nunca, El Hijo de la Novia, El Secreto de sus Ojos y Relatos salvajes.

Relatos salvajes

(2014)

Dios se lo pague, dirigida por Luis César Amadori con las actuaciones de Zully Moreno y Arturo de Córdova se convierte en la primera película argentina elegida por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood para optar por una distinción como mejor película extranjera en los Premios Oscar. El premio se lo queda la francesa Monsieur Vincent de Maurice Cloche.

En 1975 La tregua de Sergio Renán, protagonizada por Héctor Alterio, Luis Brandoni, Ana María Picchio, Oscar Martínez, Antonio Gasalla, Cipe Lincovsky y Marilina Ross, queda nominada en el rubro Mejor Film en Lengua Extranjera pero es derrotada por Amarcord, de Federico Fellini.

El rubro cortometraje nominó a Jorge Prelorán en 1980 por su documental Luther Metke at 94, realizado en Estados Unidos.

En 1985 Camila, de María Luisa Bemberg, consigue una nueva nominación. Pero la historia de amor en épocas de Juan Manuel de Rosas que protagonizaron Susú Pecoraro (Camila O’Gorman) e Imanol Arias (el cura Ladislao Gutiérrez), pierde con la suiza La diagonal del alfil, de Richard Dembo.

Al año siguiente se rompió el maleficio y La historia oficial es la primera en alzarse con la estatuilla a la mejor producción de habla no inglesa. El film ganó además el Globo de Oro en su rubro. Había nombres, como los de Norma Aleandro (fue la presentadora en la ceremonia) y Héctor Alterio junto a la niña Analía Castro, Chunchuna Villafañe y Chela Ruíz.

Su director, Luis Puenzo, también recibió una nominación al Oscar por mejor guión original, coescrito con Aída Bortnik. Hubo que esperar hasta ahora para que haya otros argentinos en esta categoría: se trata de Armando Bo y Nicolás Giacobone, por Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia), del mexicano Alejandro González Iñárritu.

En 1988 Norma Aleandro se convierte en la primera actriz argentina en ser nominada a un premio de la Academia por su actuación secundaria en Gaby, una historia verdadera, de Luis Mandoki, pero pierde con Olympia Dukakis. Otra en ser nominada a un Oscar fue la franco-argentina Bérénice Bejo que en 2012 logra meterse entre las cinco atrices protagónicas por El Artista (The Artist).

En 1993 ocurrió un hecho particular con Un lugar en el mundo, de Adolfo Aristarain con Cecilia Roth, Federico Luppi, José Sacristán y Leonor Benedetto. Participó en la elección argentina, pero la elegida resultó El lado oscuro del corazón de Eliseo Subiela. Entonces Adolfo Aristarain la presentó por Uruguay (su esposa, Kathy Saavedra, había diseñado el vestuario y coescrito el guión). Pero la Academia de Hollywood la retiró del listado en medio de un escandalo por ser una producción prácticamente argentina.

Seis años después la Argentina vuelve a quedar entre las cinco finalistas con Tango, no me dejes nunca, del español Carlos Saura y las actuaciones de Miguel Ángel Solá, Mía Maestro y Julio Bocca. Perdió con La vida es bella, de Roberto Benigni (Italia).

En 2002, Juan José Campanella es nominado con El Hijo de la Novia, que pierde con el film bélico bosnio En tierra de nadie, de Danis Tanovic.

Ocho años después llegó el segundo Oscar para el cine argentino, de la mano de Juan José Campanella y Ricardo Darín, Soledad Villamil y Guillermo Francella, con El Secreto de sus Ojos.

Además del rubro principal, hay otros argentinos que se alzaron con Oscar. El más premiado fue Gustavo Santaolalla, que logró estatuillas en años sucesivos por la mejor música original: en 2006 con Secreto en la montaña y en 2007, por Babel También en este rubro fue premiado Luis Enríquez Bacalov, en 1996, con la película italiana El cartero. El cordobés Eugenio Zanetti se llevó el premio a la mejor dirección artística en 1996 por Restauración y vuelve a ser nominado en 1999 por Más allá de los sueños. Finalmente en 2010, Nicolás Schmerkin, argentino radicado en Francia desde su infancia, ganó el premio por su cortometraje Logorama.

En la alfombra roja del próximo 22 de febrero, el estirpe argentino estará representada por los guinistas Armando Bo, Nicolás Giacobone y el director Damián Szifrón y sus Relatos salvajes que se medirán con Mandarinas (Estonia), Timbuktu (Mauritania), Ida (Polonia) y Leviathan (Rusia).

Comentarios