Rolando Gallego
20/09/2014 18:19

Imaginar mundos y dotarlos de atmósferas. Soñar escenarios para contar hechos "inspirados" en situaciones reales o simplemente mostrar una reflexión que se desprende de un profundo análisis social.

Las insoladas

(2014)

Muchos son los directores que toman aspectos de la cotidianeidad para transformarlos en relatos que desarrollan ideas que trasciendan su contemporaneidad y que pueden acercar una verdad oculta.

Un gigantesco domo aislante, hermético, como la década que intenta reflejar, es esa terraza desnuda y ardiente de Las insoladas (Argentina, 2014) de Gustavo Taretto. Cinco amigas debaten sobre la nada misma, mientras toman sol y se escudan tras sus miserias y secretos.

Más allá de las particularidades de cada personaje, en el estar al sol sin ninguna otra mira que "broncearse", Taretto reflexiona sobre la inacción de una década que hasta el día de hoy sigue presente con sus consecuencias.

Algo similar sucede con Space Invaders (Eterna Cadencia), ficción que Nona Fernandez Silanes imaginó y en la que la dura realidad del proceso militar chileno se mezcla con el orden impartido en las filas del famoso juego de estrategia de los años ochenta.

Las hileras en movimiento se funden con los juegos y cartas infantiles a medida que se avanza en la historia del país vecino y Fernandez Silanes utiliza el Space Invaders como metáfora del campo de batalla en la vida real, con la militancia incipiente de unos y la estigmatización extrema de otros.

Y qué pasa cuando la radicalización de la tecnología asume una entidad que trasciende a los seres? Terry Gilliam profundiza con un surrealismo que lo caracteriza sobre este punto hasta llegar a imaginar un futuro en el que el contacto físico también pasarà por la tecnología.

Los cuerpos expectantes, hiperconectados, evitarán el roce, la caricia, el tacto, y asumirán en un escenario virtual la corporeidad, reemplazando a los seres reales y sus experiencias.

Tres escenarios diferentes. Tres lugares en los que los cuerpos interactúan y exponen sus miserias, hablando así de la condición humana.

Comentarios