EscribiendoCine
17/04/2014 18:29

El escritor colombiano Gabriel García Márquez, que falleció hoy a los 87 años en México, mantuvo una extensa relación con el cine, desde el primer cortometraje que realizó junto a un grupo de amigos, La langosta azul, hasta las numerosas adaptaciones que de sus obras que hicieron diferentes realizadores y que dejaron la huella de su realismo mágico en el séptimo arte. Además, se dedicó a la crítica cinematográfica, dictó seminarios y escribió libros sobre cine.

Memoria de mis putas tristes

(2009)

En 1954, en Barranquilla, un joven Gabo realizó junto al pintor Enrique Grau, el escritor Alvaro Cepeda y el fotógrafo Nereo López -sus amigos del Grupo de Barranquilla- el cortometraje surrealista La langosta azul, poco antes de comenzar a estudiar cine en el Centro Sperimentale Di Cinematografia di Roma (Cinecittà).

García Márquez fue el presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano a partir de 1986, con sede en La Habana, y escribió el guión de numerosas obras cinematográficas, como El gallo de oro (1964), de Roberto Gavaldón, Tiempo de morir (1966), de Arturo Ripstein, o En este pueblo no hay ladrones (1965), de Alberto Isaac, entre otros.

En 1983 Ruy Guerra fimó Eréndira adaptación cinematográfica de la novela que realizó el propio García Márquez y que protagonizó Irene Papas. La incursión de Gueera en la obra de Gabo no fue la única ya que en 2006 filmó La mala hora, film en el que actuaba el argentino Jean Pierre Noher,

También en 1986, conjuntamente con sus dos condiscípulos del Centro Sperimentale Di Cinematografia, y apoyados por el Comité de Cineastas de América Latina, fundó la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños, en Cuba, institución para financiar la carrera de jóvenes provenientes de América latina, el Caribe, Asia y Africa.

En 1987, se realizó la adaptación de su novela Crónica de una muerte anunciada, dirigida por Francesco Rosi, con las actuaciones de Rupert Everett, Ornella Muti, Irene Papas y Lucía Bosé, mientras que en 1999, Arturo Ripstein filmó El coronel no tiene quien le escriba, con Marisa Paredes, Salma Hayek y Rafael Inclán.

Luego de varias negativas, Gabo aceptó que fuera llevada al cine su novela El amor en los tiempos del cólera en 2006, dirigida por el británico Mike Newell, filmada en Cartagena de Indias con los actores Javier Bardem, Giovanna Mezzogiorno y John Leguízamo. En marzo de 2010, en el marco del Festival de cine de Cartagena de Indias, se estrenó la versión fílmica de la obra Del amor y otros demonios, una coproducción entre Colombia y Costa Rica dirigida por la costarricense Hilda Hildalgo.

La última obra de Gabriel García Márquez que fue llevada a la pantalla grande resultó Memoria de mis putas tristes (2011), dirigida por Henning Carlsen con guión de Jean-Claude Carrière y las actuaciones de Geraldine Chaplin y Angela Molina,

Comentarios