Rolando Gallego
25/02/2014 17:36

El realizado español Jaume Collet-Serra estrena esta semana NON-STOP Sin escalas una adrenalínica aventura a más de 10 mil pies de alturas. Liam Neeson compone a un policía aéreo envuelto en un confuso hecho de chantaje que pone en peligro a todos los pasajeros de un avión. Siempre el cine ha tomado los aviones y las catástrofes aéreas como punto de partida de grandes historias. Acá algunas que pasaron a la historia.

NON-STOP Sin escalas

(2014)

Top Gun de Tony Scott emprendió la difícil tarea de recuperar el mensaje pro yanqui en una historia de lucha y superación por parte de Maverick (Tom Cruise) quien siguiendo sus instintos podrá encontrar su lugar de prestigio en la fuerza aérea.

Aviones es la hermana de Cars en todo sentido. Spin off de la segunda, la historia de Dusty, un avión fumigador que intentará competir en las grandes ligas frente a jets de última tecnología.

Con Air: Riesgo en el aire ya un clásico. Un pastiche ideado por Jerry Bruckheimer en el que Nicolas Cage deberá sobrevolar un avión repleto de convictos (de ahí su nombre) y llegar a tierra sano y salvo.

En ¿Y dónde está el piloto? los ZAZ nos hicieron reír más de una oportunidad con esta delirante historia que parodió a clásicos del cine catástrofe y trajo el ridículo y el absurdo a la pantalla grande.

Aeropuerto tuvo varias versiones, en un momento en el que los viajes en avión bajaron costos y se hicieron más comunes entre la gente la idea de infundir miedo con los posibles accidentes aéreos dieron resultado durante mucho tiempo.

Plan de Vuelo con una Jodie Foster que perdía a su hija y debía sortear obstáculos y trampas en pleno vuelo para poder recuperarla. Mucha tensión y una gran actuación de la actriz.

Whisky, Romeo Zulú, la denuncia sobre la tragedia de LAPA en una sentida película que desnudó (también con Fuerza Aérea S.A) las mentiras y engaños en el negocio aeronáutico comercial de Argentina.

Todas las azafatas van al cielo, era el supuesto que Daniel Burman tenía sobre la surrealista historia de amor entre una comisaria de a bordo (Ingrid Rubio) y un médico viudo (Alfredo Casero). Curiosamente el romance también nace arriba de un jet.

Los amantes pasajeros, el fin de la opulencia de la clase acomodada española en el regreso a la comedia del director Pedro Almodóvar. Grandes secuencias de humor y sexo en un avión a punto de estrellarse.

Viven, la tragedia del equipo de rugby uruguayo que terminó estrellándose con su avión en Los Andes en una megaproducción que hay que evitar de ver antes de subirse a un vuelo. Drama y mensaje humanitario para contrarrestar con la dureza de la historia.

Turbulencia, film clase B en el que Lauren Holly hacía lo imposible para anular a Ray Liotta, un preso que arremetía con todos los pasajeros con tal de emprender su escape en pleno viaje.

Destino final se suma a este listado aunque la película vaya por otro lado arranca con una secuencia de un terrible accidente con el que el protagonista comienza a esquivar la muerte.

En El vuelo Denzel Washington fue nominado al Oscar por este papel, interpreta a un piloto alcohólico que aterriza un avión defectuoso salvando la vida de 96 personas: ¿héroe o villano? Tal dilema ético plantea la película de Robert Zemeckis para elaborar un postulado acerca de la salvación.

En Duro de matar 2 John McClane (Bruce Willis) está en el Aeropuerto Internacional Dulles cerca de Washington, D.C. mientras espera a su esposa. El coronel Stuart, un resentido ex-militar, se dispone a ejecutar su plan de retener a los aviones próximos y a sus pasajeros en el aire hasta poder liberar a un antiguo general centroamericano y traficante de droga. John McClane deberá detenerlos antes de que los aviones se estrellen por falta de combustible.

Comentarios