Emiliano Basile
03/06/2013 17:05

Hace veinte años, un 3 de junio de 1993, se estrenaba en Argentina Tango feroz, la leyenda de Tanguito, la primera película de Marcelo Piñeyro como director que se convertiría en un éxito inesperado de público, inmortalizando su banda sonora con temas como "El amor es más fuerte", "Presente (El momento en que estás)"," El oso" y "La balsa", que marcarían a toda una generación.

Tango feroz, la leyenda de Tanguito

(1993)
8.3

La película se presenta al mejor estilo biopic, inspirada en la vida del cantautor rockero argentino José Alberto Iglesias Correa, alias Tanguito (1945-1972), interpretado por Fernán Mirás. La historia transitará diversos episodios de su vida combinados con las canciones mencionadas: su amor apasionado por Mariana (Cecilia Dopazo), su amistad con Mauricio Birabent (Moris, encarnado por Antonio Birabent, hijo del mencionado cantante), sus problemas con la ley, la dictadura militar, su surgimiento en la mítica La Cueva, sus peleas con el sistema hasta su confusa muerte.

Pero también es un retrato de la época reciente argentina, del rock como elemento de resistencia cultural, condensador de experiencias juveniles extremas. De ahí que el film no tenga relación directa con la vida del “verdadero” Tanguito. Tango feroz, la leyenda de Tanguito construye el símbolo del rockero maltratado, luchador, incomprendido, alejado del personaje real.

Marcelo Piñeyro buscaba la manera de popularizar su historia, darle un plus que atraiga al público a los cines. El éxito de The Doors, la película de Oliver Stone de 1991 con un desprejuiciado Jim Morrison interpretado por Val Kilmer, todavía resonaba en las audiencias juveniles, y Piñeyro, astuto, toma de base a la figura noble y polémica del rockero para adaptarla a la Argentina.

De esta forma, la violencia militar ejercida por la dictadura, el surgimiento under del rock en nuestro país y la historia de resistencia al sistema (discográfico, económico, social) funcionan como temas en una película musical, rockera y argentina que no tenía tradición en el país.

El cine argentino, por aquel entonces, estaba destinado a un público adulto en su mayoría y sumergido en una crisis –otra de las tantas- producto de la llegada del cable y el auge del videoclub, sumado a una ley de cine que no contemplaba aún los medios electrónicos -la ley se modifica en 1994 a razón de lo mencionado y el Instituto Nacional de Cine (INC) pasa a llamarse Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA)-, terminaban por poner en jaque la concurrencia del público a las salas. Tango feroz, la leyenda de Tanguito marca el origen de una nueva tendencia: películas dirigidas a un público adolescente.

Tango feroz, la leyenda de Tanguito llevó 1.469.552 espectadores, en un año que se vendieron 19.438.636 entradas. Es decir, que el film de Marcelo Piñeyro se llevó el 7,6% del total de entradas vendidas en Argentina. Este hecho, que aún hoy continúa en el imaginario popular, posibilitó este mismo año el estreno de la versión teatral-musical de la película con dirección de Ariel Del Mastro (responsable de “EVA, El Gran Musical Argentino”, “Cabaret”, "Despertar de Primavera", “Por Amor a Sandro”, entre otros espectáculos musicales). La leyenda continúa.

Comentarios