Juan Pablo Russo
12/01/2013 14:35

Un 3 de junio de 1993 se estrenaba en los cines argentinos la película que se convertiría en el símbolo de todo una generación. Tango feroz, la leyenda de Tanguito, ópera prima de Marcelo Piñeyro, llenaba las salas y su leit motiv El amor es más fuerte se convertía en un himno. 20 años más tarde, un elenco de talentosos actores, comandados por Ariel Del Mastro, rompe con las limitaciones que puede tener una transposición cinematográfica para crear un drama rocker, independiente de la película, con una puesta en escena minimalista pero de alto impacto visual. 

Tango feroz, la leyenda de Tanguito

(1993)
8.3

Tango feroz, la leyenda de Tanguito, fue sin duda uno de los sucesos cinematográficos comerciales más interesantes de la década del 90, con una impronta personal pero con una dinámica más industrial, su director, Marcelo Piñeyro, combinaba cine de autor con suceso comercial de una manera que ni la crítica ni el público estaban acostumbrados. Con gran parte de la prensa especiaoizada a favor y un boca a boca que se iba haciendo cada vez mayor, la película que protagonizaron Fernán Mirás, Cecilia Dopazo, Leonardo Sbaraglia, Héctor Alterio y el español Imanol Arias daba inicio a una nueva etapa para el cine argentino.

En enero de 2013, casi veinte años después, la trágica historia de José Alberto Iglesias Correa, apodado Tanguito, figura indiscutida del rock nacional en los tiempos más duros de la Argentina, vuelve a tomar vida en la piel de un elenco de talentosos jóvenes provenientes de la comedia musical como lo son Fernando Dente, Florencia Otero, Federico Salles, Germán Tripel, Eliseo Barrionuevo, Mariu Fernández, Sofía González Gil y Federico Llambi junto a Toni Lestingi. Actores que no sólo componen personajes sino que también son los encargados de ponerle la voz a cada uno de los temas musicales que formaron parte del soundtrack original de película (más otros temas incluidos en la obra que son parte de la historia del rock nacional), pero en versiones mucho más rockeras y reversionadas a la época actual, brindándole aún mayor intensidad.

Son dignos de destacar cada uno de los rubros técnicos que hacen que en su conjunto todo funcione como el cronometro de un reloj. Desde la dirección musical a cargo de Alejandro Devincenzi, la coreografía de Gustavo Carrizo, el diseño de Video de Maxi Vecco, el vestuario de Alejandra Robotti, el arte de Jorge Ferrari, y por supuesto la adaptación que Joaquín Bonet hizo del libro original de Aída Bortnik y Marcelo Piñeyro. Todos bajo el comando de Ariel Del Mastro.

Tango Feroz es un espectáculo ambicioso, no solo en su concesión sino también por lo que representó y sigue representando en el inconsciente de toda una generación de argentinos que fueron marcadas por la historia de amor de un músico que prefirió morir antes que venderse al sistema capitalista. Por eso, antes la función el prejuicio puede ser una obviedad, pero ni bien se abre el telón uno se da cuenta que el talento sobre el escenario hace que estos solo hayan sido eso. Sólo prejuicios y nada más.

Como parte del homenaje a los 20 años de Tango feroz, la leyenda de Tanguito la edición 2013 del encuentro de cine Europeo - Argentino Pantalla Pinamar le rendirá un tributo con la proyección del film en copia remasterizada. Mientras tanto en el Teatro Tabaris de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de miércoles a domingos, se presenta esta versión con vida propia que como Tanguito no traiciona lo esencial.

Comentarios