Nicolás Manservigi
15/05/2012 14:53

Si de definir conceptos se trata, el amor se encuentra entre los más difíciles.  Dependiendo el punto de vista desde el cual se observe (científico, religioso, filosófico, artístico) podrá ir mutando y adaptándose a la mejor forma. En nuestro idioma español, el amor es una palabra que abarca una innumerable cantidad de significados ligados a sentimientos y emociones que bien podrían transitar el ámbito de lo pasional, para luego ir pasando por lo romántico, platónico, religioso y psicológico.

Siempre a su lado

(2009)

Las emociones que se desprenden de este sentimiento o estado suelen ser poderosas, extremas e incontrolables; razón por la cual este concepto ha sido trabajado desde distintos ámbitos, pero con preponderancia en el artístico, rincón donde ha encontrado sus más sublimes expresiones a través de la danza, la literatura, el teatro, la música y el cine, quienes se apoyan sobre su universalidad para contar y sostener diferentes tipos de tramas y obras.

El cine, desde sus comienzos, ha sabido crear y conjugar el arte y la técnica al servicio de una emoción, en este caso el amor, en sus distintos matices: el amor incondicional, fraternal, filial, la amistad, romántico, y muchísimos más. Películas como El color púrpura (The color purple, 1985) donde dos hermanas de sangre son separadas, y aún así intentan unirse asumiendo todo tipo de riesgos movidas únicamente por el amor que sienten entre ellas, o el admirable amor que un padre con retraso mental en Mi nombre es Sam (I´m Sam, 2001) siente por su hija, la cuál es alejada de él por no tener las aptitudes para cuidarla.

El amor hacia los animales también se encuentra presente en obras fílmicas como Siempre a su lado (Hachiko: A dog´s story, 2009) donde un perro, tras la muerte de su amo, lo espera varios años en la estación del tren. Siguiendo con esa línea, donde los animales son parte esencial de la familia o incluso una pareja, como se muestra claramente en Mi perro Skip (My dog Skip, 2000) o Marley y yo (Marly & Me, 2008) donde una pareja que convive son su labrador, siendo el mismo partícipe de la llegada de todos los hijos, transitan con calidez los momentos más memorables, incluida la muerte del perro, y la manera en que una familia ha sido marcada por el animal.

Los amores románticos, ya sea en drama o comedia, son la emoción preferida de la industria cinematográfica mundial, de la cual han salido historias inmortales como Lo que el viento se llevó (Gone with the wind, 1939), Titanic (1997), Los puentes de Madison (The Bridges of Madison county, 1995) y La lección de piano (The piano, 1993) todas relacionadas al drama; aunque los géneros de comedia o melodrama han dado sus buenos resultados, a juzgar por Enamorándome de mi ex (It´s complicated, 2009), Posdata: te amo (P.S. I love you, 2007), Alguien tiene que ceder (Something's Gotta Give, 2003), Diario de una pasión (The notebook, 2004) o Dulce noviembre (Sweet november, 2001). En Argentina: ¿Quién dice que es fácil? (2007), Mi primera boda (2011), Música en espera (2009), La suerte en tus manos (2012) y Un novio para mi mujer (2008). Recientemente estrenadas El campo (2012), Votos de amor (The vow, 2012) y la innovadora propuesta coral No te enamores de mí(2012).

A pesar de la gran variedad de títulos y géneros que el cine propone para este 2012, y dejando de lado a los aliens, brujas y blancanieves, hobbit´s y otros personajes de ficción, el amor retorna a las salas para renovar su apuesta. Los títulos que se vienen, y que tienen a esta emoción entre sus puntos argumentales, son: Cómplices (2009), La extraña vida de Timothy Green (The odd life of Timothy Green, 2012), Amanecer (Parte 2) (The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 2, 2012), Una cita, una fiesta y un gato negro (2009), El romance del siglo (2011), Los padrinos de la boda (A few best men, 2011), Las voces (2010), Un amor imposible (Salmon Fishing in the Yemen, 2011) y I Hate You Dad (2012).

Bien se sabe que los géneros resurgen cada determinado año, y aunque todo indica que el 2012 es el anuario de las grandes producciones de ciencia ficción, las tramas ligadas a los hechos esenciales de la vida nunca desaparecen del todo. Habrá que ver qué sucede en 2012, si el amor subsiste frente a las demás temáticas.

Comentarios